CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

El principe y el Mendigo


"-¿Eres feliz allí?
-Puedo decir que sí, salvo cuando paso hambre. Hay representaciones de títeres y monos-¡que bichos tan raros y qué vestidos tan bonitos llevan!-y también unas comedias en que los actores gritan y riñen hasta matarse todos. Es una cosa divertida y no cuesta más que un cuarto de penique, aunque no siempre lo tiene uno a mano."


Mark Twain

2 comentarios:

Toni dijo...

La felicidad, algo tan simple y tan fácil de encontrar.

Jaja, lo que explicas abajo del señor Rasputín me ha hecho mucha gracia. Con razón su fama era precedida por su "miembro".
Un abrazo.

Tashano dijo...

Pues si, lo malo es que no siempre nos damos cuenta de que la mayoría de las cosas que acaparamos en esta vida no nos dan la felicidad, ni siquiera nos reportan mas tranquilidad.
Con respecto a Rasputin, si que su miembro le precedía ¡con ese tamaño!, como para no precederle.

Un beso